Premios

Un townhall que es un espectáculo

ACACIA entrevistó a Carolina Doldán, directora de Change Agency, que nos contó sobre el caso ganador del premio Eikon de Oro 2020 en la categoría Comunicación Interna.

–Hola, Caro. ¡Felicitaciones! Contanos de qué se trató el proyecto.
Junto con nuestro cliente PepsiCo nos pusimos el desafío de transformar el townhall, su reunión de resultados trimestral; más allá de ser un canal de comunicación, es el único espacio en el que se conectan todas las personas de la organización en su región CASA (Argentina, Chile, Colombia, Uruguay, Paraguay, Perú, Ecuador, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico y algunas islas del Caribe).

Buscamos recapturar la atención de todos para compartir las noticias de una manera que les permitiera identificarse con su cultura, disfrutar el punto de encuentro, informarse y participar.

Para eso, desarrollamos un formato distinto, al estilo Saturday Night Live: un show con distintos sketchs audiovisuales protagonizados por los miembros del board directivo. Esto hizo que el streaming fuera mucho más dinámico.

 –¿Qué resultados obtuvieron?

El nuevo formato transformó el townhall en un espacio de encuentro, sorpresa, diversión y conexión con la cultura de PepsiCo. Esto lo vimos reflejado en múltiples comentarios de las personas de la organización, aunque mucho más fuerte hablaron los datos duros:
  • La audiencia se triplicó desde la primera edición del nuevo formato y se mantiene a la fecha.
  • El encuentro redujo su duración a la mitad, optimizando el tiempo de todos y su eficacia.
  • El tiempo de conexión al encuentro aumentó en 75%.
  • Pasaron de casi cero a 57 preguntas en su espacio de Q&A.

Luego de la primera edición del townhall, la empresa realizó una encuesta en la que el 58% respondió que su contenido fue excelente y para el 24% fue muy bueno (82% entre ambas).

–¿Y cuáles fueron las claves ganadoras de la iniciativa?

Lo fundamental fue entender muy bien dónde estábamos parados, cuáles eran las expectativas y qué trabas debíamos resolver. La clave fue no quedarnos con la hipótesis previa de por qué no funcionaba y, en vez, salir a ver, preguntar y escuchar por nosotros mismos.

Por otro lado, contamos con el entusiasmo y compromiso de la Dirección para cambiar la manera de comunicarse.